La Economía Naranja en Colombia no es más que una forma local para referirse a la Economía Creativa. Es una herramienta de desarrollo cultural, social y económico. Se diferencia de otras economías por el hecho de fundamentarse en la creación, producción y distribución de bienes y servicios, cuyo contenido de carácter cultural y creativo se puede proteger por los derechos de propiedad intelectual.

John Howkins fue el primero en utilizar el término Economía Creativa en su libro The Creative Economy: How People Make Money from Ideas, en el año 2001. En este se refirió al término como los modelos de negocios relacionados directamente con las industrias culturales, creativas y de generación de ideas (2001, p. 8). La Economía Creativa ha sido tema de discusión desde hace aproximadamente 15 años (Cinelli, 2015; Suciu, 2008; The Policy Research Group, 2013) debido al notable crecimiento de este sector de la industria (Hesmondhalgh, 2002). Término es utilizado y reconocido a nivel mundial.

El Departamento de Cultura, Medios y Deporte del Reino Unido (DCMS por sus siglas en inglés) propuso una de las acepciones más utilizadas para modelos de negocio sobre los cuales éste tiene influencia. Esta definición sería utilizada posteriormente para elaborar una definición conceptual de Economía Creativa (DCMS, 1998):

Aquellas industrias que tienen su origen en la habilidad y el talento de la creatividad individual y que tienen un potencial de riqueza y creación de empleo a través de la generación y explotación de la propiedad intelectual (DCMS, 1998, p. 3).

Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo UNCTAD

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), por sus siglas en inglés, aportó una definición propia. La Economía Creativa es un concepto basado en los bienes y servicios tangibles e intangibles enfocados en la creatividad que generan crecimiento y desarrollo económico (2004) y está en constante evolución.

Definición de la economía naranja por parte de la UNCTAD

La UNCTAD también aportó algunos argumentos para su definición. En primer lugar, en esta economía se propende por la creación de empleo y ganancias a través de la generación de ingresos para sus diferentes industrias, mientras respetan la inclusión social, la diversidad cultural y el desarrollo humano. Segundo, subsume a los aspectos sociales, culturales y económicos que interactúan con los modelos de negocios de base tecnológica, de propiedad intelectual y de turismo. Tercero, son el conjunto de transacciones económicas basadas en la generación del conocimiento a niveles micro y macro económicos. Cuarto, busca y promueve el desarrollo de la innovación y de la generación de ideas. Y en quinto lugar, esta economía se caracteriza por tener como base a las denominadas industrias creativas.

Para Howkins (2001) la Economía Creativa surge a partir de las transacciones de productos y servicios de índole creativo y artístico llevadas a cabo en sectores productivos relacionados. Howkins caracterizó a las industrias culturales según elementos como el valor agregado, su contribución a la economía nacional y la diferencia frente a sus negocios y las industrias tradicionales. A continuación se presentan los quince sectores que hacen parte de la Economía Creativa según Howkins.

Sectores de la economía creativa

Ahora, se mencionarán algunos aspectos respecto a los sectores definidos por Howkins:

El sector de la publicidad

Para Howkins, la importancia de este sector radica en su transformación, principalmente en la transición desde los medios tradicionales como la prensa, la televisión y el exterior a nuevos formatos, tanto de alta tecnología como de baja tecnología, mediante las cuales las organizaciones ahora llegan a sus clientes, insertando logotipos, marcas y eslóganes en áreas que tienen estado libre de publicidad. La publicidad está pasando de ser un negocio de derechos de autor a un negocio de derechos de autor y de marca registrada (2001). El siguiente sector es el de la Arquitectura.

El sector de la Arquitectura

Es el sector de mayor reconocimiento internacional de los quince sectores de la Economía Creativa. Esto debido a la institucionalización de una iconografía propia aceptada a nivel global. Con ello desusa las palabras como forma de expresión sin importar el idioma o la cultura. Howkins consideró que el tamaño del mercado de la construcción de un país refleja su economía nacional. Sin embargo, las prácticas de los arquitectos tienden a florecer de manera desproporcionada en los países que tienen un sector privado floreciente y capital privado, y una sensibilidad al orgullo corporativo o civil. La arquitectura ha evolucionado dese un negocio de patentes o marcas a un negocio de derechos de autor (Howkins, 2001).

El sector del Arte

Aquí es menester aclarar que aunque en español la palabra arte podría referir a varias formas de expresiones artísticas, en inglés, especialmente en los referentes citados por Howkins, este término hace referencia a las artes plásticas (pintura, escultura, dibujo, entre otros). Según Howkins, el mercado del arte es inusual ya que se trata solo de obras originales que son únicas o raras. Mientras que la mayoría de las industrias intentan multiplicar y vender tantas copias nuevas como sea posible, el objetivo del comerciante de arte es enfatizar la escasez (2001). En este mismo sector se agrupan los museos y las galerías de arte. Estas organizaciones, dice Howkins, tienen como propósito proteger el patrimonio y celebrar nuevos trabajos.

El sector de las Artesanías

Tiene la particularidad de pertenecer a dos sectores diferentes (Levickaitė, 2011), al de arte cuando es exhibido en los museos y en las galerías de Arte y al mismo sector de las artesanías. A diferencia de la industria del Arte, en la industria de la Artesanía muchos de sus productos pueden ser producidos masivamente. Es este mercado los artistas trabajan de la misma manera que en otros medios y con la misma habilidad imaginativa. Las personas hacen y compran artesanías sin tener en cuenta la autoría o la estética formal, y las valoran por precio, utilidad y calidad (Howkins, 2001).

El sector de Diseño

Howkins emplea el aporte de la Industrial Designers Society of America. Esta organización define al diseño industrial como la “creación y desarrollo de conceptos y especificaciones que optimizan la función, el valor y la apariencia de los productos y sistemas para el beneficio mutuo de usuarios y fabricantes” (IDSA, 2018). Howkins agrupó en este sector a todas las modalidades o forma de diseño.

El sector de la Moda

Haciendo énfasis en el diseño de moda, es un negocio pequeño pero intensamente un mercado competitivo. Es una mezcla volátil entre arte, artesanía, diseño, fabricación, venta al por menor y publicidad. Es uno de los mercados más visibles del sector textil y de confección en el mundo. Los diseñadores de moda se encuentran inmersos, principalmente, tras marcas comerciales. En este sector es común la existencia de secretos comerciales y otras formas de protección. La moda a menudo se cita como un ejemplo de una industria que es maravillosamente e infinitamente inventiva sin necesidad de usar los derechos de autor.

El sector de la cinematografía

Consta de cuatro sub sectores principales: producción, distribución, guion y proyección o venta en cine o televisión. Es un sector donde las ideas son indispensables en todos sus subsectores. Una película o producción audiovisual cinematográfica es una obra calificada, protegida por derechos de autor. La mayoría de las leyes interpretan al “autor” de manera bastante amplia para incluir al autor del guion, al productor, al director y otros, así como a brindar protección por separado a los disfraces, el diseño, etc. (Howkins, 2001).

El sector de la música

Es el más intangible de los productos creativos. También es, junto con la publicación, uno de los más generalizados. La industria tiene cuatro sectores principales: la composición; actuación; publicación / licenciamiento; y grabaciones de sonido (Howkins, 2001). El sector de la música es uno de los que más aporta a los PIB de los países. Su capacidad para traspasar las fronteras nacionales, principalmente dadas las nuevas tecnologías, le permite una expansión.

El sector de las artes escénicas

Este sector incluye todo tipo de actuaciones en el escenario y específicas del sitio. En este sector se agrupan las danzas, el teatro, la mímica, el circo, entre otras. También Implica la administración de algunos de los edificios históricos más grandes y más conocidos del mundo, así como de muchos locales pequeños; entiéndase los teatros y salas de conciertos. Sus actividades incluyen las habilidades de escritura; producción; casting, dirección y ejecución; diseño; iluminación y sonido; set-making márketing y administración (Howkins, 2001).

El sector editorial

Se basa en un proceso simple y universal de copia directa. Ello no desconoce los avances y evoluciones que le tiempo ha traído (Howkins, 2001). La aparición de numerosos formatos de publicación editorial, entiéndase libros físicos, audiolibros, libros digitales, entre otros, y procesos empresariales diferentes para satisfacer necesidades de diseño específicas y hábitos culturales locales son comunes en la contemporaneidad. Para Howkins, en las últimas décadas, los aportes creativos de escritores y editores han cambiado poco en forma y tipo, a diferencia de la tecnología de diseño e ilustración; estas últimas han cambiado drásticamente, al igual que las funciones administrativas de finanzas y marketing (2001).

El sector Investigación y desarrollo

Se agrupan las actividades científicas y técnicas de I+D realizadas por empresas, universidades y organizaciones de investigación (Howkins, 2001). No incluye la investigación académica sobre temas no científicos y no técnicos. La I+D es un negocio de patentes. Para Howkins no toda la I+D conduce a una patente, pero casi todas las patentes surgen de la I+D o necesitan un elemento de esta para preparar una solicitud exitosa. Evidentemente el sector de I+D es un claro ejemplo de la utilización de las ideas y la creatividad en la industria.

El sector del Software

Subsume el diseño y redacción de programas informáticos (Howkins, 2001) y es claramente un proceso creativo (Levickaitė, 2011). Es posible incluir cada tipo de software en los diferentes sectores: la fabricación y venta de software para un proceso industrial podría considerarse como parte del sector de I+D y el diseño asistido por computadora (CAD) como parte del sector del Diseño. Aun así, Howkins decidió agrupar los sectores por las características en común; en este caso la creación y diseño de los programas informáticos. Ciertamente producen propiedad intelectual, incluso si muchos programadores prefieren que su código esté disponible gratuitamente; caso del Software Libre. En este sector no se incluye la programación de video juegos y si la programación de aplicaciones para dispositivos móviles.

El sector de Juguetes y Juegos

Corresponde a la industria de diseño, fabricación y venta de juguetes y juegos físicos. No incluye los videojuegos (Howkins, 2001). Este sector es afectado de forma directa por el crecimiento de los videojuegos. Un juguete o un juego es un objeto de varias propiedades de la propiedad intelectual. Su nombre podría ser una marca, pero el diseño y los elementos artísticos podrían evitarse mediante derechos de autor (Howkins, 2001). Este sector ha sido un ejemplo de creatividad e innovación durante largos años al implementar innovaciones acordes a los adelantos tecnológicos de cada época.

El sector de la Radio y televisión

Hace referencia a la difusión y producción de contenidos mediante estos medios (Howkins, 2001). Además, es necesario incluir en este sector los medios más reciente de difusión de contenido. Este es el caso de contenidos hablados y música por internet o streaming, por ejemplo Spotify, Itunes o Google Play Music; o plataforma de Video on demand como Netflix, Amazon o Claro Video. Este sector comparte características y procesos con sectores como el de la cinematografía y de la música.

El sector de los Videojuegos

Este sector cuenta con varias industrias: a) juegos basados en dispositivos con su software, por ejemplo, los Arcade o máquinas de los centros comerciales; b) juegos universales de CD, DVD y otros medios portables para computadores o consolas domésticas y c) juegos de Internet y aplicaciones.

La economía naranja en Colombia

El término Economía Naranja fue utilizado por primera vez en Colombia en el año 2013. Este término fue divulgado por Felipe Buitrago Restrepo & Iván Duque Márquez en el año 2013, en su libro Economía Naranja: Una oportunidad infinita y ha tomado fuerza a través de los años. Para estos autores la economía y la cultura tienen una relación directa que constituye un ecosistema económico. Este ecosistema justifica su nombre siendo que el color naranja posee un valor simbólico y una identidad cultural que inspira felicidad (Buitrago Restrepo & Duque Márquez, 2013).

La definición de economía naranja por Buitrago y Duque

Felipe Buitrago & Iván Duque definieron la Economía Naranja como un sector de la industria creativa estructurado por arte y cultura como materia prima. El sector creativo crea su propia cadena de valor y está vinculado con la creatividad y la propiedad intelectual. Para esto, tomaron de base la definición de Economía Creativa dada por Howkins años antes y la re definieron adjudicándose el término como propio.

Esta osada acción generó un problema de sinonimia respecto a un tipo de economía previamente definido: Economía Creativa. Este término, anterior a Buitrago Restrepo y Duque Márquez, además de ser utilizado en países en vía de desarrollo, es conocido y aceptado a nivel mundial (Hesmondhalgh, 2002; Levickaitė, 2011; United Nations Conference on Trade and Development, 2004).

Sus aportes a la economía creativa.

Aun así, no se demerita el trabajo de Buitrago Restrepo & Duque Márquez (2013) debido a dos aportes dados a este concepto que aumentan su valor. Primero, añadieron el Turismo cultural a los sectores definidos en la Economía Creativa descrita por Howkins; además, expusieron siete estrategias para el desarrollo de la economía creativa. Es de señalar que años después de su libro, Duque Márquez expuso que resulta necesaria una octava estrategia.

En el sector del turismo cultural, es posible agrupar las actividades turísticas de nueva aparición. Es decir, el turismo ecológico, el turismo religioso, el turismo basado tradiciones culturales y el turismo deportivo.

Estrategias para el desarrollo de la Economía Naranja

Buitrago Restrepo & Duque Márquez (2013) presentaron 7 líneas estratégicas para el desarrollo de la Economía Naranja, adicionalmente las definieron y las denominaron “Las 7i”. Estas emergieron para responder a las varias falencias que posee el sector cultural.

Estás 7 líneas estratégicas, en la que participan 21 entidades del Gobierno Nacional con más de 70 programas enfocados en generar condiciones para que los proyectos creativos de los colombianos en cualquier territorio sean sostenibles, representan una articulación sin precedentes para trabajar por la cultura y la creatividad del país.

Información

El Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 plantea, entre otras estrategias, el desarrollo de un sistema de información para las actividades de la economía naranja y la realización de una publicación periódica denominada “Reporte Naranja”, como una estrategia de divulgación de los resultados, que permitirá al gobierno la formulación de políticas acertadas que dinamicen la producción de bienes y servicios, y faciliten la entrada a mercados internacionales.

Institucional

A nivel institucional, el PND estipula tanto aspectos administrativos como financieros. Administrativamente, el Consejo Nacional de Economía Naranja (CNEN), coordinará las acciones interinstitucionales necesarias para la promoción, defensa, divulgación y desarrollo de la economía creativa. En el marco del CNEN se creará un Comité Operativo que se apoyará en siete mesas temáticas: (i) instituciones, (ii) información, (iii) industria, (iv) infraestructura, (v) integración, (vi) inclusión e (vii) inspiración.

Infraestructura

La infraestructura blanda y digital debe fusionarse con la infraestructura dura. Por lo tanto, es necesario construir espacios donde los jóvenes puedan descubrir sus talentos, disfrutar de la cultura, y co-crear en el marco de las industrias creativas.

Industria

Apostarle al emprendimiento es apostarle a la transformación social del país. En este sentido, el Gobierno concentra sus esfuerzos en desarrollar un ecosistema que impulse al sector privado y la generación de una cultura emprendedora. Colombia debe reconfigurar su mentalidad de aversión al riesgo, y con esta estrategia les brindará a los colombianos el apoyo necesario para asumir retos.

Integración

Se planea en dos direcciones, por un lado, la integración en los mercados internacionales y por otro, la integración de las actividades de la economía naranja con otros sectores productivos. Para ello, se impulsará el consumo nacional y regional, y las exportaciones de bienes y servicios de las actividades que conforman la economía naranja, por medio de la creación y consolidación de Mercados Integrados de Contenidos Originales (MICOS), y la divulgación nacional e internacional del sello “Colombia Crea” que tendrá como fin posicionar la calidad del talento creativo, al igual que la producción y la distribución de bienes y servicios creativos a escala nacional e internacional. Igualmente, Colombia Productiva liderará un programa de extensionismo creativo, enfocado en
 
la incorporación de “valor agregado naranja” en todos los sectores industriales, es decir, de valor creativo, cultural o artístico en los bienes manufacturados.

Inclusión

En el foco de la generación de valor en las actividades de la economía naranja se encuentran los creadores y productores culturales y creativos. De su imaginación, experimentación, habilidad técnica y dedicación depende la creación de bienes y servicios innovadores que generen valor económico y social. Por ello, el PND plantea estrategias para mejorar la empleabilidad del talento creativo de la economía naranja, así como evaluar las competencias del talento humano, la pertinencia y calidad de la oferta educativa y formativa, acorde con los requerimientos de la economía naranja.

Inspiración

El logro de este objetivo asume como primera tarea la actualización de la Política de Propiedad Intelectual, correspondiente al Documento CONPES 3533 de 2008, la cual incluirá temas en materia de derecho de autor y derechos conexos.

Ley de la economía naranja

la Ley 1834 de 2017 del congreso de la república establece las políticas para la industria cultural y la Economía Creativa. Con esta ley se pretende otorgar legitimidad y protección a las industrias creativas y culturales a través de incentivos, fomento y promoción, educación, financiación, y políticas de internacionalización y exportación reglamentadas. En esta ley se establece un papel para el DANE. Esta entidad debe garantizar la idoneidad y periocidad de reportes acerca de esta industria que le permita los diferentes grupos de interés analizar y tomar decisiones respecto a esta economía.

La Ley Naranja se fundamenta en las siete estrategias para el desarrollo de la Economía Creativa expuestas por Felipe Buitrago e Iván Duque. Estos autores buscan generar una transformación económica y social a través de la legitimación de esta ley.

La industria cultural hace aportes significativos al PIB de los Estados a través de la generación de empleo. Con ello se contribuye al fortalecimiento de la identidad cultural y se propician escenarios para la participación social de los grupos culturales (Ospina Díaz, 2017). De aquí el marcado interés desde los Estados por la definición y reglamentación de las políticas de cultura; Colombia no es ajeno a ello.

Algunas cifras

Algunas cifras sustentan la importancia de las industrias de la Economía Creativa en Colombia. Este es el caso de lo aportado por Portafolio (2017), según se menciona en este periódico la Economía Creativa aporta el 3.3% del total del PIB colombiano de 2016. Esto equivale a una nada despreciable cifra de 6,2 billones de pesos (Reyes Beltrán, 2017). Según dijo Ruiz M (2018), el 92% de esta cifra son provenientes de Bogotá. Colombia en el 2017 ocupó el puesto 52 de 141 de países exportadores de servicios creativos (Reyes Beltrán, 2017).

A partir de esta reglamentación, los entes territoriales han comenzado a crear políticas de carácter local que permitan la dinamización de esta economía. 

La creciente economía necesita de mayores reglamentaciones y más cuidado por parte de los entes reguladores que garanticen su perpetuación en el tiempo, las ganancias de los miembros de las organizaciones subsumidas en esta, el respeto de los derechos laborales y la dinamización cultural. Además, es necesario resaltar que no todos los modelos de negocio ni todas las formas de industrias de la Economía Creativa son organizaciones con fines de lucro.

Aporte de la economía naranja al PIB

En 2018 la Economía Naranja aportó $15,6 billones, equivalentes al 1,8 % del PIB, y ocupó a 283 mil personas. La meta es llegar a un millón y medio en los próximos cuatro años. Para lograrlo el Gobierno contempla un conjunto de estrategias orientadas a desarrollar y consolidar a las industrias culturales y creativas. En el primer año 21 agencias han estado trabajando de manera articulada acompañando la implementación de 70 programas con una inversión de $ 819 mil millones. La idea es que la transición a este modelo sea permanente en el tiempo.

¿Cuál es la ruta del emprendedor de la economía naranja?

A continuación te mostramos cuál es la ruta que debes seguir como emprendedor en la Economía Naranja.

Cuáles actividades naranja desarrolla? Identifique su actividad

Las actividades que conforman la Economía Naranja son aquellas que hacen parte de las artes y el patrimonio cultural material e inmaterial, las industrias culturales y las creaciones funcionales.

Identifique su ubicación en el ecosistema de valor

La Economía Naranja incluye a todos los agentes que aportan al ecosistema de valor.

Identifique su modelo de gestión

La Economía Naranja incluye diferentes tipos de modelos de gestión culturales y creativos.

¿Cuál es su oferta?

Identifique la oferta de acuerdo a su modelo de gestión. Oferta de programas e instrumentos según ejes de intervención de la política.

Fuente: Encuentro Internacional de Investigadores en Administración 2018 – Universidad Externado – Facultad de Administración de Empresas y Ministerio de cultura de colombia.


 

Para ver todas nuestras publicaciones ingresa aquí.

Si te gustó este post, no olvides dejar tu comentario en la parte inferior y suscribirte para más información relevante.

Ayúdanos con tu donación ingresando aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales: