Hasta hace un poco más de cinco años, si una persona tenía un proyecto o un emprendimiento en mente y quería sacarlo adelante, tenía una serie de opciones básicas y tradicionales tales como los préstamos bancarios o las ayudas de un gobierno para conseguir la tan ansiada financiación. Hoy en día se pueden disfrutar diferentes tipos de alternativas, entre ellas, el Crowdfunding, pero…

Dicho vocablo es un compuesto de crowd (multitud) y funding (financiación) que ya ha adquirido cierta popularidad entre la ciudadanía. La financiación colectiva o Crowfunding, es un sistema de cooperación que permite a cualquier persona creadora de proyectos o emprendimientos de cualquier tipo, reunir una suma de dinero entre muchas personas para apoyar una determinada iniciativa. Dicho de otra forma, se puede definir como un sistema de captación y recaudación de fondos que se lleva a cabo a través de Internet, en la que pequeños inversores, públicos o privados, aportan una cantidad de dinero, lo que permite reunir el capital necesario para un determinado proyecto, reduciendo al máximo el riesgo, por ser pequeñas las cantidades que invierten los diferentes interesados.

El crowdfunding, usa internet como plataforma para recaudar múltiples aportes de capital. Las técnicas de fondeo colectivo pueden resultar beneficiosas no solo para la obtención de capital sino también como sondeo de mercado para evaluar la demanda o técnica de comunicación o marketing.

El auge de las nuevas tecnologías de comunicación es el principal factor que ha conseguido que el Crowdfunding se vaya instalando en nuestra sociedad. Esto se debe gracias a las diferentes plataformas existentes y a las redes sociales como Twitter o Facebook, que junto con la seguridad que conceden los sistemas de pago actuales, facilitan las transacciones en línea a través de internet. Actualmente el Crowdfunding está revolucionando el panorama financiero y se plantea como una alternativa de financiación muy interesante para emprendedores.

El fondeo colectivo permite acceder a capital semilla a un costo relativamente bajo. Los contribuyentes reciben una recompensa por su aporte. Estas recompensas van desde condiciones ventajosas para acceder al bien o servicio hasta el reconocimiento por su participación en el proyecto. Sin embargo, este modelo de financiamiento enfrenta la dificultad de establecer recompensas suficientemente atractivas para los inversionistas.

¿Para qué sirve?

Así pues, se trata de un sistema de financiación colectiva por medio del cual proyectos empresariales pueden ver la luz gracias a las microaportaciones que los inversores particulares realizan. El Crowdfunding no solo permite conseguir una inyección monetaria inicial, sino que se trata de una buena vía para potenciar la marca en el mercado.

Principales características del Crowdfunding

Estas son las principales características de las plataformas de Crowdfunding:

Se reducen los costes de transacción:

La información facilitada en las plataformas digitales permite la asociación rápida de la necesidad de capital con la capacidad de financiación, siendo así, mucho más eficientes. De este modo, se reducen considerablemente los costes de transacción, como son los costes de búsqueda.

Se clasifican los proyectos:

En muchos casos las plataformas de Crowdfunding catalogan los proyectos en función del riesgo, previa evaluación de la solvencia del prestatario o la viabilidad de la iniciativa empresarial, y se hace pública esta clasificación en la propia plataforma. Sin embargo, las plataformas no asumen responsabilidades derivadas de dicha evaluación.

Se gestionan los riesgos a través de la diversificación:

Mientras que en el negocio tradicional, el riesgo de impago es asumido generalmente por el banco que concede el préstamo, en el caso del Crowdfunding, este riesgo se reparte entre todos los inversores que lo han financiado parcialmente, con el fin de diversificar los riesgos financieros.

Se asume una responsabilidad muy limitada:

Normalmente, la plataforma no se implica directamente en la actividad financiera de la inversión, por lo que asumen una responsabilidad limitada. Tanto el riesgo de solvencia como el riesgo de liquidez son asumidos por los inversores o el emprendedor del proyecto.

Se inspira en modelos de financiación tradicionales:

En general, las plataformas trasladan modelos de financiación tradicionales a un escenario donde la financiación proviene de una multitud de participantes, en vez de ser aportada por una única entidad o un grupo de inversores más reducido.

Evolución del crowdfunding

El origen y posterior consolidación y difusión del Crowdfunding tiene lugar el año 2009, después de que en Estados Unidos surgiera la primera plataforma web dedicada específicamente al Crowdfunding. A partir de ese año, empiezan a aparecer nuevas plataformas dedicadas a desarrollar ideas y proyectos de todo tipo mediante las distintas formas de Crowdfunding.

A partir de entonces, el incremento de las plataformas de Crowdfunding ha sido enorme y se ha extendido por medio mundo. Ya son muchos los proyectos que han sido financiados mediante este nuevo concepto y no dejan de aumentar. Gracias al éxito y el aumento de esta nueva vía de financiación, muchos países han ido elaborando su propia legislación para cubrir este tipo de plataformas web. También es el caso de Colombia, que a partir de que en julio de 2018 se aprobara el Decreto 1357 de 2018, por el cual se modifica el Decreto 2555 de 2010 en lo relacionado con la actividad de financiación colaborativa y el cual regula el funcionamiento de las plataformas de Crowdfunding.

Tipos de crowdfunding

Actualmente, dependiendo de la naturaleza del intercambio, se pueden distinguir cuatro tipos de Crowdfunding:

De donación (Donation-based Crowdfunding):

a diferencia de los demás tipos, aquí no existe ninguna contraprestación para las personas que financien el proyecto. Así, los donantes no reciben ningún tipo de contraprestación ya que principalmente se financian proyectos solidarios o humanitarios, importándoles de manera exclusiva, la causa que financian.

De recompensa (Reward-based Crowdfunding):

el mecenas recibe una contraprestación a las aportaciones realizadas, que suele consistir en recompensas no monetarias. Es el Crowdfunding que más dinero recauda y el más habitual en el sector artístico y creativo. Asimismo, se suelen ofrecer productos o experiencias que hagan que los colaboradores formen parte del proyecto financiado.

De préstamo (Crowdlending):

se ofrece un tipo de interés sobre el dinero recibido como contraprestación por las aportaciones recibidas. Es decir, el prestamista recibe su préstamo en ingresos periódicos, con un tipo de interés sobre el dinero que ha sido prestado como contraprestación a su aportación.

De inversión (Equity Crowdfunding):

al inversor se le ofrece una acción o participación de la empresa, o la posibilidad de obtener un compromiso sobre los beneficios de la misma, como contraprestación por su aportación. Por lo tanto, los inversores llegan a formar parte de la sociedad financiada.

Modo de funcionamiento del Crowdfunding

Hay que señalar que existen tres sujetos esenciales en un proyecto de Crowdfunding:

El emprendedor o el promotor que busca financiación para su proyecto

El emprendedor del proyecto solicita financiación para poder poner en marcha su iniciativa que puede ser cultural, artística, científica o empresarial, entre otras. Para ello, se emplea la plataforma de Crowdfunding como escenario de presentación de su proyecto con el fin de atraer el interés de posibles aportantes, todo ello, en un marco adecuado en el que se describe todo el potencial del proyecto.

Así, se describe el objetivo del proyecto, indicando la cantidad de dinero necesaria para ponerlo en marcha, el plan de recompensas que se quiere ofrecer según la cantidad que aporte cada persona y el tiempo de recaudación. El creador del proyecto dispone de un plazo, que puede variar entre 30, 60, 90 o 120 días, en los que junto con la plataforma, difunde la idea a través de todos los medios posibles, ya sean blogs, prensa, eventos o redes sociales como Twitter y Facebook.

El colectivo de personas que cree en el proyecto y lo apoya aportando fondos, a cambio de una recompensa

Los aportantes son el colectivo interesado en apoyar el proyecto del emprendedor con fondos o recursos de diverso tipo, en el que a cambio de una recompensa, hacen realidad el propósito del emprendedor.

La plataforma tecnológica que facilita el contacto entre el promotor del proyecto y los inversores

El gestor de la plataforma crea un entorno en el que facilita el contacto entre los diferentes sujetos que forman parte del proyecto. Así, los promotores del mismo, pueden publicar sus proyectos, lanzar la campaña de financiación y hacer el seguimiento del estado de la campaña de Crowdfunding. Además, se facilita a los aportantes realizar las contribuciones, interactuar con los promotores y utilizar cualquier otra función de la plataforma. Sin embargo, el gestor de la plataforma también puede encargarse de la captación de los fondos, gestionar las aportaciones o tramitar los préstamos garantizando su devolución. En este caso, los gestores realizan funcionas parecidas a las de los intermediarios financieros de la banca tradicional.

¿Cómo funciona el crowdfunding?

El funcionamiento de este sistema depende del tipo de crowdfunding que hayamos seleccionado como forma de financiación. No obstante, estos son las fases principales:

El emprendedor envía su proyecto, o su idea de empresa a una plataforma de crowdfunding, que suele ser online, para ser candidato a la financiación. Para que se pueda valorar su proyecto indica: una descripción del mismo, qué cantidad necesita, cuánto tiempo hay para recaudar lo que necesita, tipo de crowdfunding a elegir, etc.

Valoración del proyecto: la comunidad o la propia plataforma valora el interés del proyecto.

Se publica en la plataforma el proyecto por el tiempo indicado en la candidatura. Es el período de tiempo de que dispone la gente para invertir.

Durante el tiempo que esté público, se promociona al máximo para conseguir la financiación.

Cierre del proyecto. Cuando finaliza el plazo establecido, se cierra el proyecto y se comprueba cuánta financiación se ha conseguido.

Ventajas del Crowdfunding

La principal ventaja se basa en la posibilidad de financiar el proyecto de manera colectiva, encontrando un apoyo económico que de otro modo no sería posible. Así, se anima a las personas a crear campañas de Crowdfunding, ya que supone una importante ventaja financiera respecto a la fuente tradicional donde los bancos apenas conceden préstamos y las ayudas institucionales son cada vez más limitadas.

Permite que los creadores conozcan bastantes más aspectos del proyecto. Al abrir la posibilidad de la financiación colectiva y la consecuente evolución de la iniciativa gracias a las aportaciones de los inversores, se modifica la perspectiva y puede acrecentarse la manera de ver y ejecutar el proyecto.

Ofrece la posibilidad de conocer mejor el público objetivo del proyecto y la viabilidad del mismo gracias a la tipología y cantidad de apoyos recibidos. Estos pequeños estudios de mercado permiten modificar el proyecto en caso necesario antes de su puesta en marcha, ampliando las posibilidades de éxito.

La comunicación destinada a difundir la campaña permite que el proyecto se conozca mejor y con mayor profundidad, posibilitando que el equipo creador prospere y se reconozca en la comunidad.

Potencia la relación entre creadores e inversores, traspasando la frontera de lo meramente profesional y llegando a las personas gracias a que los inversores se sienten vinculados al proyecto en sus diferentes etapas y, gracias a sus aportaciones, el proyecto logra evolucionar de una etapa temprana a un producto final.

Inconvenientes del Crowdfunding

Estos son algunos inconvenientes que se pueden presentar al momento de desarrollar el crowdfunding:

Afectación en la imagen de la marca

La clave del proyecto depende del éxito de la campaña de Crowdfunding, y en caso de no lograr los objetivos económicos propuestos, puede afectar negativamente a la imagen de la marca.

Planteo incorrecto de la estrategia de financiación

Se necesita ser original para destacar entre una infinidad de proyectos que buscan financiarse de la misma manera. En caso de no haber planteado correctamente la estrategia de comunicación, las posibles colaboraciones o el rendimiento previsto del producto, puede convertirse en un inconveniente.

Cumplimiento del objetivo de la campaña

Normalmente, salvo en algunas plataformas, no se obtendrá el dinero que se haya recaudado a no ser que se cumpla el objetivo económico de la campaña. Si el producto tiene buena acogida entre los inversores, la financiación se podrá recaudar de manera rápida, aunque no siempre es tarea fácil.

Garantia en la ejecución del proyecto

Se debe dar una imagen de seguridad y transparencia que genere en los inversores la garantía necesaria de que se sacará el proyecto adelante en caso de recibir su apoyo económico. Cada vez surgen más fraudes en el ámbito del Crowdfunding, por lo que el planteamiento de cada proyecto debe ser exigente y cumplir con las expectativas que se han generado.

Rendición de cuentas a los inversores

La comunicación del proyecto con los inversores debe mantenerse después de la finalización de la campaña. Éstos, desean conocer la evolución de su inversión, por lo que es necesario mantener informados a los inversores en todo momento.

Conocimiento de todos los detalles de la campaña

Es vital conocer todos los detalles necesarios a la hora de cuantificar la necesidad económica del proyecto, así como las posibles evoluciones que pueda haber en función del éxito de la campaña. Esto obliga a recabar todos los datos posibles y plantear una gran presentación con el objetivo de que los inversores tengan muy claro lo que se va a hacer con su aportación.

Principales riesgos del crowdfunding

1. Riesgo operacional, cuando las plataformas tecnológicas usadas para obtener el capital necesario fallan y no protegen de forma adecuada la identidad de los inversionistas, la información relevante de la empresa o incluso el manejo del dinero recolectado, generando un riesgo potencial para los inversionistas de perder su dinero.

2. Riesgo en los registros, cuando las plataformas en las que se realizan las operaciones de inversión pueden no registrarse correctamente o atribuirse a procesos diferentes a los procesos a los que se tenía destinada dicha inversión.

3. Cumplimiento, si bien existen normas que regulan los procesos a llevar a cabo con el fin de tener una óptima divulgación de la información para el recaudo o del avance de los proyectos, ésta puede ser manipulada con el fin de incumplir acuerdos pactados entre el beneficiario, las plataformas y los acreedores.

4. Fraude, si bien los beneficiarios y los inversionistas deben revelar cierta información relacionada con las actividades de cada uno, existe el riesgo de fraude en el sentido que la entidad o grupo beneficiario no exista o que el recaudo de dinero se use para lavar dinero, robar a los inversionistas, entre otros.

Plataformas de crowdfunding en Colombia

Vaki: Esta plataforma nace en el 2015 y se dedica a compartir costos de los planes con los amigos, lo que permite a los usuarios recolectar el dinero para planes, eventos y proyectos.

Help: Está enfocada en estudiantes que necesitan recursos económicos para terminar sus estudios.

LittleBigMoney: Es una plataforma de colaboración entre individuos de diferentes regiones del país, que juntos alcanzan la realización de proyectos con impacto social o ambiental en pro del fortalecimiento económico y la realización de metas de diversas comunidades.

Fuente: Boletín de coyuntura No 7 de la Unidad de Análisis del Mercado Financiero UAMF.

Trabajo de grado de la Facultad de Economía y Empresa 2016.

Startup Latinoamérica OCDE 2016.


 

Para ver todas nuestras publicaciones ingresa aquí.

Si te gustó este post, no olvides dejar tu comentario en la parte inferior y suscribirte para más información relevante.

Ayúdanos con tu donación ingresando aquí.

Síguenos en nuestras redes sociales: